lunes, 25 de agosto de 2014

Vuelve la ilusión


Barcelona 3-0 L’Elx. Liga, 1.

Aplaudíamos con las orejas tras conocer la suplencia de pokerstars y Bartra cara de niña mientras nos deleitábamos con el exordio de una alineación que nos gustó mucho. La casilla de salida del caminito del sextete comenzó con Mascherano sacando a patadas a un gato negro. Bartomeu reía, con esa risa de subnormal que le caracteriza, desconociendo que el próximo será él mientras el Elefant Blau de Laporta le saca a trompazos del palco. Tarambana Martino, el enemigo de la meritocracia y amigo de las vacas sagradas, se encontraba cazando ballenas en la Patagonia preparándose para que Messi no vuelva a tocar un balón cuando vista de albiceleste. Porque los grondonitas de la AFA lo escogieron a él y por el momento no veremos a Leo bajo las órdenes de Ramón Díaz, que es lo que apetece. Luis Enrique dejó en el banquillo a soporífero Pedro dando entrada a Munir, el canterano que ha enviado a Deulofeo a Sevilla. Empezarón a bailar las piezas y los más puristas vieron en 47 segundos cristalizarse la teoría de las habas del rosellista de Rexach y volvimos a disfrutar con el partido tipo de los 18 equipos de la liga que nos sirven de sparrings para prepararnos el duelo contra los de Simeone. Con la diferencia de que con los dos últimos entrenadores todo era más sombrío y contábamos con la certeza de que en abril iríamos derechos al matadero. El Barsa de Lucho, sin embargo, supura un tufo a sextete que impregnó todo el Estadi y nos regaló un juego vistoso que solo ensombreció la salida del mustio Pedro y algún plano del paquete de Fracasinho. Con el canario todo fue más mundano y triste pero con las cabalgadas de un Messi que nunca se fue y un recital de Rakitico que ha venido para quedarse l’Elx cayó con la mayor dignidad que pudo e hizo lo que había venido a hacer: morir. La noche puso a todos en su sitio. A los idiotas del “a Messi hay que venderlo”, los de “los de arriba no defienden” e incluso los personajes que van por la vida diciendo que Messi esclaviza a los canteranos y los hacer llorar como los niños de González Pons. Todos se fueron por la misma salida trasera que los rosellistas tras oir las declaraciones de Nobita. El idiota de “la Masía no es toca” pasó a reconocer errores administrativos y decir literalmente "es lo que queríamos" en referencia a la sanción de la FIFA -subnormal-. En el campo, sin embargo, volvimos a tener la sensación de conjuntar un equipo que le mete 8 al Almería y 5 al Madrid y muy mal se tiene que dar la cosa para que no paremos de levantar títulos porque tenemos entrenador y equipo. Y si el año pasado sin entrenador, una pandilla de vagos y un Messi aburrido nos faltó un pelo para todo imagínate éste que no nos falta nada, macho. El Barsa de Lucho, vuelve la ilusión.

XI: Bravo, Alves, Mascherano, Matthieu, Alba; Busquets, Rakitic, Iniesta; Rafinha (Bartra), Munir (Pedro).
Goles: Messi, Munir, Messi. 

sábado, 23 de agosto de 2014

Realético de Madrid 2.0


Atlético de Madrid 1-0 Real Madrid. Supercopa de España, vuelta.

No puedo decir que la muerte por aburrimiento en la búsqueda de la noticia de la fricción del decisivísimo narciso a Godín me trajese hasta aquí porque siempre es un gustazo venir cuando pierden. Verlos quejarse de la dureza del rival (sic) que copió su propio estilo para amargarles la existencia es hasta catárquico. Cualquiera alucinaría viéndoles clamar que el cholo es un sucio y el Atleti un equipo de guarros (sic) si no los conociéramos ya. Superados con su mismo santo y seña, con el mejor portero del mundo sentado por el peor de la élite y con el mejor jugador camino de Manchester, el Madrid hizo lo que sólo ellos podían hacer, perder un sextete que se habían hasta inventado. Y es que perder el primer título de los seis que dijeron pero luego dijeron que no dijeron (sic) que iban a ganar no es más ridículo que una retransmisión de una cadena pública provocando y buscando revanchismo en las entrevistas a los ganadores. Pero éstos, tras otro interminable descuento tailor-made y el posterior intento de escapada por parte de llorando narciso y del mal capitán y peor portero de no quedarse a la entrega del trofeo, pueden estar tránquilos. Ayer, el fútbol fue suyo y las ocasiones también. El Madrid, delatores de la violencia y adalides del fair play, paradójicamente se quedó con las agresiones. Aunque al Atlético, lo de la final de Lisboa no se lo quitará nadie, por ahora…

PD Se relaciona la dictadura catarí con la financiación del ISIL. ¿Acabarán Rosell y Bartomeu en un tribunal de guerra tras declarar ante el juez Ruz? El modelo autonómico del califato islámico, a debate.
PD2 A Juan Carlos Rivero y toda la televisión pública nacional, LTA.

XI: Moyá, Juanfran, Miranda, Godín, Siqueira (Ansaldi); Saúl (Griezmann), Mario, Gabi, Koke; Raúl García, Madzukic (Jiménez).
Goles: Manzukic.
Foto: El País.

miércoles, 25 de junio de 2014

Adiós al fútbol miseria


Italia 0-1 Uruguay. Mundial, fase de grupos.

¿Qué tendrá Uruguay para sacar tanto talento futbolístico y qué habrán hecho para merecer al peor lateral izquierdo de la historia? Del probabilístico cocktail del modelo uruguayo lo mismo te aparece un Suárez que un Álvaro Pereira y eso es difícil de manejar a menos que te apellides Tabárez. Del campeón de América no se puede decir que propuso pero sí que dispuso. Quiso y obtuvo. Italia, vendiendo una ilusoria idea de diversión y buen juego, salió por la puerta de atrás por conformarse con el empate. Una oda al juego miserable que, paradójicamente, derivó en la dimisión ipso facto del director técnico tras no tirar si quiera a portería. Es curioso como la dimisión por la incapacidad de Prandelli de traer el buen juego a un país acostumbrado a la gloria abonado al catenaccio suscita comparaciones con los que esgrimen la dimisión de Del Bosque y el fin del tiqui taca. Peticiones a base de inconsecuencias; ya que España, si algo ganó, fue cuando apostó por el toque (y el Barcelona). La nota gris de la tarde la puso el yonki de Luisito que no pudo aguantar más. El bocado que se llevó un Chiellini con una carrera de marrullerías a su espalda levanta la indignación de un madridismo que lo ve cerca del Barcelona. Curioso, por lo menos, cuando las críticas proceden de los mismos especímenes que defienden a un Pepe al que tenían que haber desterrado a la fosa de las marianas. Con España, Italia y Croacia (otra que se las traía) de vacaciones, el mundial ñeta toma fuerza y va camino de convertirse en otra edición de la terrible Copa América. Se está poniendo el tema serio.  

domingo, 22 de junio de 2014

Luisito capital Montevideo

“Nadie es una isla, completo en sí mismo; cada hombre es un pedazo del continente, una parte de la tierra; si el mar se lleva una porción de tierra, toda Europa queda disminuida, como si fuera un promontorio, o la casa de uno de tus amigos, o la tuya propia; la muerte de cualquier hombre me disminuye, porque estoy ligado a la humanidad; y por consiguiente, nunca hagas preguntar por quién doblan las campanas; doblan por ti.”
John Donne


Luisito derramando lágrimas de felicidad después de casi condenar a los ingleses es la imagen de la copa del mundo hasta el momento. Es el Luisito que sólo corre en el campo, que llegó al mundial en silla de ruedas y salió del campo a hombros de sus compañeros porque a Luisito hay que cuidarlo. Roy Hodgson diciendo que Luisito “is not a world class player” y agachando la cabeza como un buitre leonado devorado por la autocompasión es el fútbol tomándose lo que es suyo y repartiendo el resto para los demás. Es la justicia divina y es lo que era justo. Es el hombre llevado en volandas como el torero que es. Luisito festejando con el fisio en una banda y emocionado con el compañero en la banqueta porque sabía que había destrozado Inglaterra. Porque Luisito trotando semilesionado para fusilar con un trallazo a los sajones es un hombre redefiniendo los conceptos del fútbol conocido. Es el Luisito con el que crecimos, el que ilusiona temprano por la mañana y el que nos levanta del sillón. Un animal tirando del carro de un país entero, un héroe clásico. Un guerrero. Luisito es, hasta ahora, el hombre del Mundial.

Tirando de otro carro, uno viejo y desvencijado, se encuentra, no muy lejos de allí, Leo Messi. Con casi treinta años de esperanzas argentinas proyectadas en su pierna izquierda, un entrenador a cuadros y toda la presión del mundo está rompiendo, también, el Mundial a balonazos. Celebrando cada gol con rabia y la certeza de saber que cada uno de ellos vale su peso en oro. Con Gago y Mascherano como mejores escuderos, Messi  tiene por delante una misión quijotesca y casi imposible. Veremos si el estoico empeño de estos pequeños soñadores por no dejar que un combinado europeo levante lo que un día fue la Jules Rimet en territorio sudamericano eclosiona en un campeón de época. Por ahora, estos héroes terrenales se tendrán que buscar en las gradas el empuje que difícilmente encontrarán en sus compañeros, pero nunca se sabe. No sería la primera vez que veamos algo así. 



jueves, 19 de junio de 2014

Unos chavales estupendos


España 0–2 Chile. Mundial, Fase de grupos.

Del Bosque estaba en su derecho de hacer el ridículo. Como seleccionador que es, nadie excepto él mismo contaba con la potestad de llevarse a quien quisiera, incluso a estos “chavales estupendos”. Ahora te digo, el resto del mundo está en el derecho de hacer leña del árbol caído y de ponerlo de vuelta y media. Y aquí estamos. Sin saber por dónde empezar a relatar la desvergüenza, tiraré de modo random. La desvergüenza de llevarse a Villa y Torres y la desvergüenza de quitar a Xavi y a Piqué cuando todos los goles de Holanda fueron culpa de Ramos, Alonso y Casillas. ¿Qué privilegios ostenta el portero sobre el medio del Barcelona? ¿Por qué, jodido incoherente, no quitas a su vez a Casillas y a Lolonso? Resultado, del Bosque jugando a las cartas. Otro póker: Alonso fallando un gol clarísimo, perdiendo el balón del primer gol, haciendo la falta del segundo y Casillas descubriéndose a sí mismo cuando sólo le faltaba de fondo música de Benny Hill. España eliminada al segundo partido es la vergüenza mayor. El fútbol cobrándose lo que es suyo, macho. Llevarte un equipo cuyo núcleo fuerte está emigrando a  jugar a paraísos fiscales o no saben sus respectivos entrenadores cómo quitárselos de encima es una falta de respeto primero a los rivales, que van a dejarte ganar el mundial sólo con la estrellita del pecho por los cojones, y luego a los aficionados, que han esperado cuatro años a un mundial solo para que tu hagas convocatorias a modo de homenajes. De éstos ya se empaparon en su día y se hartaron a recoger premios. Los mundiales no son para hacer homenajes, son para llevarte un equipo competitivo y algunos jóvenes para que vayan empapándose de lo que es cuando les llegue el momento. Koke, la única novedad, saliendo con el equipo ya eliminado es un buen mensaje de confianza a unos chavales que, tras ganar el sub21 el año pasado, premió también dejando fuera a Isco. Gran homenaje a su vez a los que vienen detrás.

Será también aquí donde se ponga en duda la profesionalidad de un seleccionador que tras caer estrepitosamente en el primer partido y jugársela a una mano en el segundo, admitió quedarse dormido viendo al rival que, a la postre, le eliminaría después. El “si te digo la verdad me quede dormido viendo a Chile” es una falta de respeto a tantos entes que toca de refilón hasta a las doce tribus del desierto. Una falta de respeto solo comparable a la falta de profesionalidad de su protegido el Santo. Luego, todo es un mar de humildad y de excusas a los españoles cuando la verdadera humildad era anticiparte a la relajación del equipo y haber hecho algo cuando te distes cuenta. Decir que al único que se le ve en la mirada las ganas de ganar es a Koke y luego ponerlo en los minutos basura es descubrirte y exponerte a que piensen que, aparte de ser un inútil, haces politiqueo barato. Escuchar a Alonso tras arrastrarse en el campo reconociendo que no tenían hambre de ganar y ver Iniesta matándose solo presionando y tirando de un equipo vacío es doloroso, pero del Bosque ha querido acabar así. Y así estamos, que el único consuelo es el recurrente “estos chicos nos lo han dado todo”. Como si ya pudiéramos caer en todos los mundiales en la fase de grupos.


Pero de toda mala experiencia se extraen cosas positivas. La delegación de la selección rumbo a España con todas las ratas de los peridistas a bordo es una magnífica noticia. No es que los quiera ver aquí, es que vamos a dejar de escuchar boutades. El buenismo generalizado y prepotente que rodea a la selección y el menosprecio a los rivales han puesto en su sitio a un gremio que nunca para de ridiculizarse a sí mismo. Un avión trayendo de vuelta a España toda la carroña del periodismo español inmersa en una nube de caspa como los ejecutivos de Jordan Beldfort esfinando cocaína voladora es un avión al que alguien debe plantearse si es inteligente dejarle aterrizar en Barajas. El tortazo en directo que se han llevado los Mediasets encabezados por Carreño el de "qué aborígenes AHÍ allí” o los “he visto a Chile y no son tan buenos” es impagable, y bién vale una eliminación. Sobre todo si del Bosque se empeñó en que no fuera una sorpresa. Eso sí, cuando lleguen, que no les sigan haciendo homenajes, ya hemos tenido bastante.

P.D. No todo el mundo entrena un equipo campeón. Vicente administró de forma admirable el legado de Aragonés, hizo un equipo suyo campeón en la Euro 2012 y aguantó el tipo hasta que el núcleo duro se agotó fisicamente. Pero hay que saber renovar cuando toca.



XI: Casillas; Azpilicueta, Ramos, Martínez, Alba; Busquets, Alonso, Iniesta; Pedro, Silva, Costa.


sábado, 14 de junio de 2014

Hazte así, Topo



España 1-5 Holanda. Mundial, Fase de grupos.

España en la desvergüenza de Casillas y España en el ridículo padre. Robben danzando como un cisne alrededor de un Casillas rebozándose cual croqueta sobre el reguero que dejaba de caspa H&S mezclada con la que salpicaba desde la cabina de los periodistas. Casillas de blanco impoluto. Casillas el de la Décima y el enésimo ridículo. El del gol de Godín y el de “Presi dígale a Ancelotti que me ponga, aunque sea en una competición” que soy Casillas y blablablá. Casillas el de "Presi, o Mou o nosotros". Casillas el de "Presi, ¿puedo ir al baño?" Casillas el del póker: a media salida, por arriba, manos a mano y el juego de pies. Sentando cátedra, un auténtico recital. España diciendo que los errores humanizan también es caspa. Pero es el final de una carrera concentrada en un partido, como el champú H&S. Porque España viendo la tragedia del Santo es una España mejor, una España más unida, una España unida por el ridículo pero partida en dos: los que se ríen a pleno pulmón del Santo y los que no porque no saben dónde meter la cabeza. En el fondo le queremos, ¿cómo nos vamos a reír más? Pero España somos todos, como la Roja, que no era Chile y era la furia y eran campeones y ahora son un desastre y aquí todos quieren participar. Canelita balón de oro se tiene bien aprendido el código de circulación. No es Canelita el central del momento por nada. No es que Robben corra más que él. Es que Canelita activó el DRS porque creía que por la derecha no se puede adelantar y que defender como en el Barcelona-España con cuarenta metros libres a tu espalda es igual que defender en el Madrid con dos líneas de cuatro bien juntitas y tú en tu punto de penalti. Los jugadores del Barcelona haciendo lo que hacen en el Barsa sin la mano dura de Guardiola y sin el amparo del paraguas de Messi es un ridículo extra que tenemos que padecer los que ya sufrimos más que suficiente con el Barcelona de Fracashino. ¡Oh Rosell!, ¿tan larga es tu mano que salpica la mierda hasta en las Rozas? Hernández girando sobre sí mismo y atrapado entre tanto césped. España es también, la afición de Iniesta por Oliver y Benji y esos tiros marclenderianos a tres kilómetros por hora. Jordi Alba, dime qué quieres ser de mayor, porque futbolista no serás. Xabi Alonso de Emidio Tucci perdiendo dos balones que acaban en gol con la voz chillona de Paco González retumbando en la cabina pidiendo el cambio de Hernández y criticando a Busquets también es España. Los noticieros poniendo imágenes de jugadores del Barcelona mientras se lamenta la cantidad de balones perdidos cuando todos los goles fueron por culpa de madridistas nos duele, pero es España a todas horas. Pedir las suplencias de President Piqué y Hernández y la titularidad de Canelita y Topo también lo es. Lama diciendo “Robben jubílate” es España al cuadrado y los comentaristas riéndose de Van Gaal es exponencialmente España al cuadrado inundada de una caspa inaguantable. Una especie de caspa-neblina que se hace cada vez más densa con cada parada de Casillas. Una caspa disipada a base de salidas en falso y declaraciones pidiendo perdón al país entero (lo tuyo era más la décima). ¡Qué grititos, Carreño! No sufras más. El Marqués prefiere no llamar a Resurrección y sacar a Cesc, Pedro (¿quién es ese?) y Torres (madre mía) para solucionar la papeleta. Isco, Llorente, Negredo, Gabi, Kiko Casilla y Carvajal viendo el mundial por televisión también es lo que es: una puta vergüenza campechana como el trío calavera. El Rey, del Bosque y Casillas, campechanos y campesinos como las patatas. Como no iba la semana a acabar así. ¿Teníamos que esperar cuatro años, Vicente, para que vinieses con semejante tropel? ¿Qué hiciste, Marqués, con el equipo de Aragonés? ¿Dónde andará la España campeona del podemos y el queremos y el pasito a pasito en el otro Mundial? Campeones respetando y temiendo a los rivales y campeones también humillados tras decir que quedaban siete partidos para ganar otro Mundial sin haberlo si quiera empezado. Pero España es, también, esperanza. Tiempo queda, pero talento ya menos. Si cae la breva... con Fracasinho esperando en octavos y el sufrimiento del pobre Villar. ¿Queda vergüenza en los despachos tras el ridículo de Catar? Confiaremos en esta campechana banda, es lo que quiso el Marqués. Pero si Casillas tiene más hambre, ¿vas a seguir animando tú? Puede que todo se resuma en que España era un equipo de campeones, y ahora son unos campeones que no hacen equipo. ¿Qué habría sido de Hierro, Guardiola y Caminero sin Salinas? Y más aún, ¿qué sería de nosotros sin Casillas? ¿Ay España, de quién es toda esta culpa? No será del chulo de Víctor Valdés.


Las dos españas en corrientes artísticas. Los "impresionistas" contra los talibanes del "action painting" del Pollock a la carita de Casillas.

XI: Topor; Azpilicueta, Mr. President, Canelita, Tiryon; Busquets, Hernández, Carnicero; Andrés, el del City, Placentas.
Goles: Carnicero, Casillas, Robben, Casillas, Casillas, Casillas.

jueves, 12 de junio de 2014

12 de Junio de 2014


Valdés, Cech, Subotic, Perea, Agger, Ivanovic, Alaba, Hamisk, Jota Peleteiro, Ramsey, Arda, Ibrahimovic, Ribery, Thiago, Tévez, Gundogan, Lewandowski, Reus…

“… porque también somos lo que hemos perdido”. Alejandro González Iñarritu.


PD. Nótese la asusencia de Falcao en la lista porque también hay una frase para eso: “hay gente tan sumamente pobre que sólo tiene dinero”. 

martes, 3 de junio de 2014

Imputados


Tras la famosa abdicación monárquica del día de ayer. Hoy, pasado un año exacto tras la rimbombante presentación de Robinho y sus amigos con plaza fija a cuenta del club en jets privados; el juez del caso Neymar ha citado al dimitido presidente y al temeroso Rossich a declarar en los juzgados para el día 13 de este mes, cuatro años exactos de la toma de poder del "no us fallaré". Con los astros y la cosmología de su parte pero con un marrón encima que ninguna rotativa catalana se atreverá a tocar por miedo a que salpique tanta mierda, Rosell deberá dar más explicaciones que la chulesca “57 millones, Y PUNTO” ofrecida a los aficionados poco tiempo antes de fugarse a Ibiza porque como ya sabemos en Brasil no es precisamente una persona grata para la justicia y menos ahora donde las turbulentas aguas del Mundial arrastran toda la mierda que acompaña siempre a los cataríes y su futuro mundial comprado a base de maletines y manos llenas de verdes debajo de la mesa. Por lo que Sandro deberá comparecer ante lo que él consideró en su día una “denuncia temeraria” por parte de la fiscalía. Veremos qué tiene que decir de los maquillajes contractuales para las orgías del padre del malabarista y de la suma a la que asciende el fichaje más vergonzoso de la historia. Sin pensar qué equipo se podría haber armado con lo que viene costando el fichaje de fracasinho. Calentando en la banda se encuentran “ese señor” Faus, que encabronaba a Messi mientras aprovechaba su posición como directivo para lucrarse con proyectos personales, y el propio Bartomeu, al que sus amigos del Condado encabezados por el cabezón de Marius Carol lo abandonan progresivamente como ya hiciera el séquito del malogrado Gaspar. Mentecatos y chupópteros que no olvidamos cómo se paseaban por los periódicos concediendo entrevistas criticando la dirección de Joan Laporta y a los que el tiempo y la hemeroteca no para de darles hostias a mano abierta y transmutarlos en subnormales profundos. Y no olvidamos, por supuesto, a Copito de nieve. Un Zubizarreta que, en medio de la tormenta, llena portadas a diario con jugadores miserables que desilusionan cada vez más al aficionado. Un Secretario Técnico en caída libre y con tres años de infumable currículum viviendo del cuento, un indeseable al que, después de ver su hoja de servicios, ni está, ni se le espera.


El soci es, mientras tanto, testigo de excepción de este proceso vergonzoso y destructivo. Enfrentadas la minoría crítica, a la que la propia Junta calificaba como “los descamisados de Twitter” con la mayoría contemplativa nuñista. Esta tarde, la crítica plataforma Manifest Blaugrana se presentará en sociedad para hablar de la actualidad culé, mientras otros barcelonistas seguirán tragándose las mentiras de esta junta de sátrapas, cuyos delirios de grandeza han arruinado al club por años, diciendo que Messi no corre y que hay que fichar a un defensa que nunca llegará. A mi no me queda más que aplaudir a rabiar a los 27000 gilipollas que depositaron su confianza en esta Junta y les dio, tras conocer todos sus delitos y faltas, un cheque de 600 millones de euros para venderles el culo a los cataríes. Tenéis lo que os merecéis.



"el ciclo de Laporta ha acabado (2008). Meses antes del sextete. Visionario! artista! lumbrera!

Laporta, Laporta, Laporta…y poco más que decir. A ver ahora si empiezan a largar los verdaderos ladrones. 


Y de postre, la protección periodística de la Junta, de manos del señorito Pallás. "Aquí no pasa nada".  

domingo, 4 de mayo de 2014

Benvinguts al mon real


Barcelona 2-2 Getafe. Liga, 36

Barcelona, cinco de la tarde, any given Saturday. El equipo más en decadencia del fútbol mundal (lo siento, Moyes) está tan esterilizado y ya totalmente desnaturalizado que hay que reconocerlo en los pequeños detalles. Antes de empezar el partido tuvo lugar el homenaje a Tito, en un gran gesto de cinismo la semana que se lapidó mediáticamente a Guardiola por orden directa de unos directivos a buen resguardo periodístico. Entre problegómenos y bajo el calor abrasante, un chico con la camiseta del Madrid fue abucheado por una inmensa mayoría de cerriles aficionados, por no llamarles directamente hijos de puta. Bajo esta presión, el chaval se enfundó la chaqueta sin ademanes antes de la llegada de los guardias de seguridad que le instaban a abandonar el recinto. En mitad del diálogo, mientras el chico en ningún momento se mostró irrespetuoso o desafiante, un ultra (reinsertados en el Estadi por la junta actual tras su prolongada expulsión por parte de Laporta) ascendió unos peldaños para empujar e intimidar a este aficionado. El expulsado, entre vítores, no fue el agresivo ultra sino el chico de la camiseta, que tuvo que abandonar el estadio junto a su amigo vestido bajo la camisola de Messi. El universo barcelonista actual condensado en una sola escena. Cosas normales que ocurren en Qatarlonia, donde, como dijo Sandrito en su libro, tendrán que darnos la bienvenida al mundo real que es ahora el universo del Futbol Club Barcelona. Mientras se lavan las vergüenzas diciendo que la situación del fútbol en Italia es “surrealista”. Bochornosa situación de un club que nos tiene últimamente muy dado a estos ejercicios fascistas. Como aquel de la retirada de la pancarta del socio Jordi Cases contra el presidente prófugo o las fotos de familia con los presis y sus nanos levantando la manita al viento. Por no hablar del periodista Daniel Cana, al que despidieron después de un día de trabajo cuando el directivo Didac Lee le hizo un seguimiento de su actividad en Twitter. Ejercicios a los que nos tendremos que ir acostumbrando cuando esta Junta, amiga de los violentos y con peligrosas inclinaciones de abusos de poder, convierta al club en SAD y vengan los cataríes a expulsar del campo a todas las chicas con las faldas por encima de los tobillos. A todo esto, el equipo volvió a arrastrarse por el campo en otro ejercicio de profesionalidad sin precedentes y se dejó empatar en los dos tiempos de descuento. Pero de fútbol, en can Barsa, mejor ni hablemos.

PD La buena noticia, la oferta proveniente de Manchester donde se abonarían 55 kilos por Fabregas, ayer envalentonado con los aficionados a los que dedico unos cuantos gestos. Yo me encargo del lacito.



XI: Pinto; Alves, Bartra, Mascherano (Cesc), Adriano; Busquets, Xavi (Song), Iniesta; Alexis, Messi, Pedro (Tello).
Goles: Messi, Alexis. 

miércoles, 30 de abril de 2014

GRACIAS, SANDRO


Bayern de Munich 0-4 Real Madrid. Copa de Europa, vuelta de semifinales.

Luka Modric entrando en casa de Guardiola al grito de “¡Hola, señor Wilson!” como buena alegoría de las últimas pinceladas del cuadro que ultima el rosellismo. Suponemos que esta obra del neo nuñismo no estará terminada sin la consecución de la añorada décima cuando, cumplidos los objetivos, podrán darse por hechos los deberes y ya sólo faltará esperar a que Antonio López termine el cuadro del Rey antes de que se le ponga cara del palo de Neymar, o de que el propio mariposa empiece a ser más jugador de futbol y menos funambulista.

Nunca le perdonaron a Pep en casa que, bajo el influjo de Bielsa, no concediera una entrevista y nunca le perdonarán fuera que les inyectase antibarcelonismo en vena a base de goleadas, levantamiento de trofeos y ronditos en el centro del campo. Por eso se entiende un indiscriminado ataque señalado desde una prensa madridista hilada en las sastrerías de Florentino como, lamentablemente, ya no sorprende los ataques recibidos desde las editoriales del Grupo Godó. Las conspiraciones arbitrales (¿dónde se perdió la segunda amarilla de Alonso en Dortmund?) y las acusaciones de dopaje desdeñadas por la actual Junta culé a cambio de un mísero talón de cinco cifras. Jactándose de buscar manos negras para luego apretarlas en público en comidas previas a la final de la Copa del Rey. La demonización de Pep, al que ayer no le salvaron ni las valkirias y que ahora parece no salirle una a derechas sin Leo Messi –que también ha recibido lo suyo-, tras el parcial de 5-0 tachado de “fracaso, humillación y ridículo” no parece guardar similitudes con el “accidente” (Santi Nolla dixit) del 7-0 sufrido un año ha por el canonizado Vilanova en el mismo escenario. Y es que las ligas de los cien puntos salvan al recientemente malogrado Tito pero la colección de títulos por el mejor equipo del mundo deja a Guardiola con el culo al aire. Molt be. Es lo que tiene llevarse bién con Sandro e inclinarse ante la máquina periodística. A su vez, es tan comprensible, como viene siendo histórico, soportar el típico tufo a triunfalismo que desprende el madridismo a la mínima victoria, ver cómo quieren enterrar el modelo que les sepultó bajo tierra pero cuya usurpación encumbró a la selección para su propio y paradójico goce como es de juzgado de guardia leer columnas catalanas prestas a dilapidar el modelo que ha hecho del Barsa el mejor equipo del mundo. Se hizo con el cruyffismo en el 96’ y se están atacando todos los cimientos del guardiolismo en 2014.


Algo muy gordo ha tenido que hacerles Guardiola a los madridistas cuando sólo tienen palabras para él tras llegar por primera vez en doce años a una final de Champions. La miseria moral del rosellismo se ceba también con el técnico que, junto con el mejor presidente de la historia (con Laporta el Madrid nunca pasó de octavos de final) sometieron al mundo con un par de cojones, sin protección periodística ni cadenas de favores. Ahora, la herencia nuñista rosellista que nos dejó hace un año humillados y vejados en el propio Munich, nos priva hoy de todos los títulos. La triste realidad de vernos sin pelear por los títulos es el penúltimo golpe de esta Junta al club. Después de ver las semifinales con la camiseta del Bayern y empezar a contemplar la lluvia de futuros posibles fichajes que asolan las portadas, podemos afirmar que hemos vuelto oficialmente a los ochenta. Si para más inri tenemos que aguantar a unos madridistas, que nadie aguanta ni en las derrotas, levantando la décima, no quiero ni pensar lo que nos depara el futuro inmediato. 

Portada del día que Guardiola firmó como técnico del FC Barcelona

jueves, 17 de abril de 2014

Perdónales, porque no saben lo que hacen


Barcelona 1-2 Real Madrid. Copa del cazador de elefantes, final.

La autodestructiva obra del rosellismo no tocó fondo anoche porque esto es un no parar. Los mass media, o medios de cominucación de idiotas, tardaron poco en señalar a los culpables tras la derrota. Fácil tarea de cartas marcadas y objetivos señalados a dedo, aunque también ardua y dura cuando se trata del mejor jugador de la historia. El Grupo Godó, encabezado por el sinvergüenza de Marius Carol  y demás rotativos catalanes inculparon a Messi y prosiguieron (porque esto viene de lejos) con su campaña de ataque y derribo al rosarino.

Culpable de pasotismo y responsable único de la derrota. Messi debería, según ellos, ser ajusticiado por tirar las tres competiciones en una semana. Y es culpable de que el entrenador no haya cambiado el sistema donde le encerró y de que juguemos con las cartas marcadas –minuto sesenta: cambio de Cesc por el extremo de turno-. De la venta de Abidal y la de Thiago. De que el director extradeportivo descartase a Courtois en un informe dos años ha y de traer a Song para ponerlo de centralcentro. De vetar el fichaje del inminente central desde hace tres años. De que Neymar con 20 años cobre más que nadie y de que cobre los 2,5 M firmados en su contrato para que juegue en la derecha porque lo dice el entrenador. De que Xavi tenga 35 años y Fàbregas esté prejubilado. Messi es culpable a su vez de la sanción de la FIFA y de que LA MASÍA NO NO SE TOCA pero no subimos a nadie del filial. De la persecución de la Audiencia Nacional y de la dimisión de Rosell. Se manejan rumores que lo sitúan en el tiroteo de balines a la porta de su garaje. Es culpable, también, de no devolver los balones de todos los centros de Alves que cayeron anoche en su jardín de Castelldefels. De sacar a los niños del campo y de meter a los Boixos. Es sospechoso de ser la mano negra detrás del rosellismo y la mano que mece la cuna del maligno entorno. De regar los campos de golf de Cruyff y de simpatizar con Laporta y Pep. Es culpable también de que no arrasase más si cabe el SÍ en el referéndum del viejo nuevo campo nuevo. Se rumorea que el Grupo Godo tiene información clasificada donde Messi es sospechoso de incitar a Maradona en el consumo de cocaína en las correrías por el Raval en los ochenta y de tapar los escándalos de pederastia de los curas irlandeses. De mirar hacia otro lado junto a Kofi Annan en el genocidio ruandés y de la nacionalización de los hidrocarburos.

Culpa de Messi todo

Aburrido por un club sin modelo alguno (más que el de la reforma del puto campo) y deportivamente en declive. Insultado por su propia directiva y enjaulado en el campo por un entrenador incompetente y sin soluciones. Al jugador con más goles en este 2014 sí que puede cuestionársele por estar pensando en el Mundial y preservándose psicológicamente de posibles lesiones que lastren su futura e inminente participación en él. El rosellismo, sin embargo, en un ejericio sin precedentes, está dispuesto a perdonarle la vida por los servicios prestados y el partido que ganó solo hace dos semanas con un Hat-Trick en el Bernabéu. Por eso estudian un justo castigo considerando su conversión en el mejor jugador de la historia durante los 15 años en el club al que ha dado todo y llevado a la cima mundial: vilipendiarle y largarlo a un equipo que pague la claúsula que permita financiar unos buenos palcos VIP. Es la justicia divina del rosellismo. La misma de la que ni los artífices del mejor equipo de la historia han podido escapar.


Directrices...

PD Ya es duro ver a Cruyff y Guardiola fuera, y estos hijos de puta quieren quitarnos también a Messi. Lo que nos queda por aguantar…

XI: Pinto, Alves, Bartra, Mascherano, Alba; Busquets, Xavi, Iniesta, Fabregas; Neymar, Messi.
Goles: Bartra, aunque mariposa casi hace uno a lo Salinas. 


domingo, 13 de abril de 2014

Yo digo SÍ


Granada 1-0 Barcelona. Liga, 33

Tiempo se han tomado las hordas demócratas amiguísimas del populismo y los referéndums para empezar a rajar del Barsa. Ha tenido el Martino Team -me descojono- que palmar en Granada para que la plebe y los trabajadores de bonobús discutan a seminarista y su modelo autodestructivo. Por lo tanto, es tiempo de decir SÍ a Barto. Este Barsa es un descojone y nos lo pasamos pipa viendo sufrir al pueblo llano. Toda la medianía con el cuchillo entre los dientes tres años después del principio del fin. Vaya ojo, macho. Hay que tener pocos miramientos y, por eso, es hora de divertirse. Desde la distancia, el messiffismo cree en Cruyff en el palco del Ajax de Frank DeBur y en la autogestión de Messi. Que no corra, que este equipo es una mierda. Por eso yo digo SÍ a Messi, SÍ a los 5 km por partido y a Brasil 14’. Que llegue fresco el pibe y nos haga disfrutar en el mundial. Un messiffismo que ni se crea ni se destruye, que gana títulos y nunca acaba los rondos. La victoria definitiva, el enemigo de la democracia pro-cataríes. Por eso, en estos meses venideros, suponemos que seminarista no podrá ya con el pueblo llano y acabará devorado por su pequeña masa demócrata como los hijos devorados por Saturno. Porque el monstruo lo crearon ellos y que ellos acaben con él. Disfrutemos desde la misantropía del padecer del culé de bufanda y butifarra, ahora que se han quedado cuatro gatos durmiendo en la piscina del señor Lebowski, donde no cabían más nihilistas y gente mirando para otro lado. Así que, desde el messiffismo, guardiolismo puro mezclado pero no agitado y verdadero sofisma de la mentira rosellista-seminarista, esperaremos al hermanísimo Laporta y disfrutaremos con el ideólogo de Johann soltando tortazos a golpe de micrófono desde los campos de golf del Ampurdán. Que a nosotros ya no nos quedan lágrimas y queremos, ya que no podemos disfrutar del fútbol que nos quitaron los plebeyos con carnet de soci, reírnos de sus desgracias ahora que se las han encontrado todas de golpe.  

XI: Pinto, Montoya, Busquets (Alexis), Mascherano, Adriano (Jordi Alba); Song, Fabregas, Iniesta; Pedro, Messi, Neymar. 

jueves, 10 de abril de 2014

"El fútbol te devuelve lo que le das"

Atlético 1-0 Barcelona. Copa de Europa, vuelta de Cuartos de Final.

Heredaron un equipo campeón...

Esta frase plasmaba el Barcelona en la despedida –de despido, no de dimisión- de Guardiola tras la consecución de la Copa del Rey contra el Athletic allá por 2012. Una frase indiscutible que, paradójicamente, bien podrían volver a serigrafiar en grande si es que queda algún hueco en el Estadi sin copar por la publicidad de los cataríes y azafatas con burka. El Barcelona macho, un modelo a seguir… Decía Borges en “El libro de arena” que hay un misterioso placer en la destrucción. Supongo que, como los miembros del Congreso del Mundo dijeron que “cada tantos siglos hay que quemar la Biblioteca de Alejandría”, los actuales directivos gozarán de un lascivo placer destruyendo el modelo del que paradójicamente presumen. Acabar con el mejor club de la historia en tres años no es cosa de un descuido ni una tarea fácil. Hay que ser un concienzudo hijo de puta para destruir un modelo asentado que no era ni mucho menos un castillo de naipes. Primero, hay que largar, insultar y menospreciar a los guardianes del mismo: Cruyff, Guardiola y Laporta. Tras esto, hay que echar a los más allegados a éstos, que son Abidal y, por ejemplo, Thiago (promesa de futuro y producto de Pep). Tanto da si faltan centrales o mediocentros. Abidal y Thiago fuera, jugada maestra. Ahora están en liza con Messi y Victor Valdés. Y hay que, después de fichar a brasileños por 90 millones (padre incluído), activar a la opinión pública sobre Messi, decir que el argentino es un pesetero y que corre sólo 1,5 km más que Pinto pero hay que hacer una pancarta gigante diciendo LA MASÍA NO SE TOCA aunque tú hayas hecho las cosas mal. Y el soci compra, porque el soci es tonto. Porque regalarles 600M a esta junta para ampliar y techar un campo que ni se llena ni se moja es de ir sobrado de IQ.
                                                  
El repaso de anoche es la guinda a un colofón de despropósitos y cosas mal hechas. Parafraseando a Guardiola, “cuando Messi no juega bién es que algo de su entorno falla. Hay que esperar a que él no se aburra y se pueda seguir sintiendo cómodo. Si es así, no falla”. Guante bien recogido por la directiva que ha minado tanto cuanto ha podido a un equipo hasta que a Messi, el hombre perro, el niño hombre que sólo tenía en mente el balón, lo han aburrido sobremanera. Tras decir que “a este equipo lo entrena cualquiera” y llamarle “Dalai Lama” entre cuchicheos de pasillo. Cómo si el barsa se entrenase sólo o, mejor, que Tito, el que vendieron su liga como una heroicidad, el del 7-0 del Bayern y el que rechazó a Hummels; o el propio Tata, eran mejores que él. No sólo no han hecho porque el equipo no se renovase, sino que se lo han cargado. Llevar tres años para traer un central que es una necesidad urgente y resolver en dos meses lo del puto campo nuevo que es una, como dice el presidente golpista “decisión para los próximos 60 años”, destapa las prioridades de una Junta sin escrúpulos. Una banda con cara de seminaristas que todavía no han salido de los juzgados por el caso Neymar y siguen todos los que quedan pendientes para entrar en fila. Uno a uno. Pero claro, en verano: el central es Puyol. Buenísima gestión tanto de Zubizarreta como de una directiva con los intereses marcados. El Barcelona, el último.

Pero no todo el problema está en los despachos. Ver a Alves colgando centro hacia tíos de metro setenta contra la mejor defensa de Europa nos sonroja y deja por los suelos el tan alabado modelo. El entrenador, leproso con renombre en Sudamérica. Catalizador de problemas y navegante en tiempos de tormenta. Coronado anoche con su “hoy no queríamos que Messi tuviese mucha participación”. ¡Artista! ¡Ídolo! Jugarse los cuartos en Europa no queriendo que el mejor de la historia entre en juego… Mejor echarlo a una esquina y canalizar el juego a través de Fábregas, que ya vimos en la ida, como también llevamos viendo estos tres últimos años, qué tal nos va con él corriendo como un pollo sin cabeza. Luego, en el minuto 70, quitamos a Iniesta, ¡y los tenés dónde querés, Martino! ¡Qué astucia, che! ¡Qué bueno que viniste! Mientras, Guardiola, el que sacrificó todo dándole la llave del juego a Messi, improvisando un 2-3-3-2 en Munich para levantar una eliminatoria. Pero la culpa es de Leo, Cruyff, Guardiola, el entorno y la mano negra. 

Esperemos a ver como seminarista y sus colegas del establishment culé apagan el fuego con gasolina. Acabo el hachazo con otra frase de Guardiola al llegar en su primer año: “Abrochaos el cinturón, que nos lo pasaremos bién”. Seguiremos el consejo, maestro. Pero esta vez, lamentablemente, porque después de todas estas curvas, nos vamos a pegar una buena hostia. Porque esta mierda rosellista no ha hecho más que echar a andar.

 Diferencias...

PD Diego Pablo se lo merece. Esto y más.
PD2 Laporta, 6 años: dos Champions (más la tercera con su modelo) y 1 semifinal del Real Madrid. 
Rosell, 4 años: 1 Champion (con el modelo de Joan) y cuatro de cuatro semifinales madridistas.

XI: Pinto; Alves, Bartra, Mascherano, Alba; Busquets, Xavi, Iniesta (Pedro); Messi en banda, Fabregas (Alexis), Neymar.   

miércoles, 9 de abril de 2014

Ganar loseando

BVB 2-0 Real Madrid. Copa de Europa, vuelta de Cuartos de Final.


Carletto lo volvió a hacer. Sólo un cocktail formado por Ancelotti y el Real Madrid puede permitir semejante disparate como el de anoche. La extraña pareja se inventó un partido para la historia y le dio alas a un Borussia con seis titulares que estaban lesionados o acababan de estarlo. En lo que pudo ser una noche para el recuerdo, la mundanidad del italiano nos despojó de una derrota que habríamos paladeado durante lustros.

El técnico no presentaba mal currículum. El 4-0 ante el Superdépor, la final pérdida tras un 3-0 al descanso ante camarero Benítez, un 2-0 levantado por el United y otro por el PSV, amén de haber perdido ya en el Westfalenstadium por 4-0 años atrás y los fracasinhos en la competición doméstica ante Barsa y Atleti. Así vestía el pacificador en rueda de prensa tras anunciar que los pisapiedras, que parecía no habían aprendido nada del año pasado, necesitaban un gol en noventa minutos. Qué puto amo. Tras un penal errado por Di Maria, el Dortmund se echó a lomos de Hummels y Reus para arrasar cual pánzer al Madrid. El central, descartado por Vilanova un año atrás tras otra inmejorable actuación ante el mismo equipo, rompió líneas a zancadas de gigante y actuó de falso mediocentro filtrando pases de todos los colores (incluídas las exquisiteces con el exterior del pie). Las parábolas las recogía un Marco Reus que dirigía la ponencia arriba. No tuvo nada que ver con lo del año pasado. El repaso táctico de entonces quedó relegado a una táctica más primaria consistente en subir cual manada de búfalos. Pero tras el dos a cero del descanso iba a aparecer un nuevo héroe…

El entrenador del Madrid es un perdedor de aúpa, un loseador de nivel que lo mismo te pierde con un Milan de época que con un PSG que supura petrodólares o con un Madrid que es el equipo más caro de la historia. Un hombre que te losea desayunando con diamantes o pujando fuerte en Sotheby’s. Un loseador peleando entre los mayores perdedores del universo. Un loseador a la altura de los mejores Wenger, Pellegrini o Paco Jémez. Pero tiene un defecto: sigue siendo un loseador terrenal, un loseador exotérico, tangible y palpable. Un loseador de este mundo. No contaba con el protagonismo que le iba a robar Mkhitaryan: un perdedor de época. Un loseador de nombre irreconocible. Un hombre que no es capaz de encestar un tiro libre en ninguno de los siete anillos de Saturno. Un hombre que mea sentado. Un Julito Salinas de altos vuelos y un Abreu sin carisma. Un loseador de grandes citas. Vaya tela lo de Carletto que ni cuando tiene que hacer historia perdiendo, pierde. Es el colmo del perdedor, la paradoja del perdedor que pierde ganando, que no le dejan ni morir con gloria. Negada la poética de la fatalidad por un loseador mejor que él, con menos carisma pero más fatalismo. Mkhitaryan, un perdedor de postín, un acaparador de derrotas. Tras el penúltimo fracaso, Ancelotti volverá a pacificar ruedas de prensa y aspirar a títulos que por vergüenza desmerecen. Veremos con qué jugada maestra nos deleita la próxima vez.


Pero no todo es paja en el ojo ajeno. Esta noche, entre los matojos donde pastorean las cabras sobre la hierba de Diego Pablo, el Barcelona se juega la vida. No es este un espacio para airear vanidades pero, ante el partido más importante de la temporada, hemos de aprender de un pasado reciente donde se hicieron las cosas bien. Hace un año, Fabregas, el loser definitivo, el perdedor adimensional, el loser extrasensorial, semidiós de los losers, el falso mediocentro, el falso nueve, el falso interior, el hijo prófugo, el falso-falso; se quedó fuera del once ante el Milan porque Vilanova-no-quiso-a-Hummels tomó la decisión más inteligente de la temporada. Sentó al mayor loser que ha visto el Estadi del FC Barcelona y remontó una eliminatoria que tenía más que jodida.


P.D.  El PSG, anterior plantilla de Ancelotti, se dejó remontar con 2-0 por Mourinho en el otro partido de anoche. La sombra del ciprés es alargada, y la de Carletto, mucho más.

XI: Weidenfeller; Piszsczek (Aubameyang), Friedich, Hummels, Durm; Jojic, Kirch; Grosskreutz, Mkhitaryan, Reus; Lewandowski.

Goles: Reus, Reus. 

jueves, 3 de abril de 2014

Lo volverían a hacer


Amparado bajo una prensa afín plagada de mamporreros comprados en su periodo como oposición y una masa social con un porcentaje abrumador de subnormales a los que les gustan los referéndums más que a un tonto un lápiz; el presidente no electo, voz temblorosa mediante, ha vuelto a dejar la imagen de un desamparado Barcelona en la lona. Bartomeu ha comparecido ante los medios el mismo día en el que se ha vuelto a destapar la enésima mentira en relación a la relación de la Junta con los violentos Boixos Nois y tras la sanción impuesta por la FIFA. Con más mentiras que palabras y bajo el ya conocido y vomitivo lema del “lo volveríamos a hacer”, el incompetente no sólo reconoce que han incumplido la ley sino que se permite buscar manos negras y conspiraciones políticas. Esta junta, la misma que aceptó una limosna por parte de la COPE como indemnización tras las acusaciones de dopaje y no tuvo cojones de denunciar a Florentino cómo sí hizo Jose María García (madridista declarado) en una tertulia radiofónica, se envalentona hablando de buscar culpables y “manos negras” que buscan atacar al club. Como si ellos, hijos de puta, no lo estuvieran destrozando salvajemente. Entre tartamudeos y dudas, con esa carita de seminarista arrepentido y perrito apaleado, se pasó las irregularidades por el forro de las pelotas y reconoció estar al tanto durante todo el año de la situación irregular por la que se ha sancionado al club, pero que no esperaba, el muy imbécil, que lo sancionasen porque otros clubes también la incumplen. Porque ellos son muy guapos y tienen muchos valors y aman a los niños y a la vida y los demás clubes son unos mierdas al lado suyo. Como el incauto que le dice al policía que conduce borracho, pero que por qué le multa si hay otros que también lo hacen. Antes, una última chulería agarrándose a un puesto amparado por unos estatutos pero no por una votación demomocrática, el golpista seminarista dijo que su cargo no se resentía. Se resiente el Barcelona, sinvergüenza. Y por dignidad, que no la tenéis ni de lejos, deberíais haber salido cagando leches con la espantada de Rosell y su patética excusa de los balines en la puerta de su garaje.


Esperaremos ahora cómo reacciona el soci de a pie, un extraño especimen capaz de entregarles a estos chorizos, imputados en la Audiencia Nacional, un cheque de 600 millones de euros para que terminen de reventar el club, alicaten el estadio hasta el techo y coloquen un techo retráctil para que no les llueva toda la mierda que se están tirando encima, que van a necesitar un buen calculista. Mientras tanto, por cierto, otro directivo llamado Javier Bordas, socialité catalana, anunciando al mismo tiempo fiestas mediante las redes sociales. Mejor esto que el populismo barato que venden el seminarista no electo y el vicepresidente económico, con aires de gafapasta de la Ivy League y rulos danzando al aire entre ninguneos a Messi y su situación contractual. Vomitivo todo. Veremos qué pasa el sábado, si la vergüenza ajena se apodera del soci y los echan democráticamente o algún asilvestrado les tiene que echar a pedrada limpia y quema de contenedor. No sería aquí dónde se lamentasen los hipotéticos y trágicos sucesos, que visto el becerrismo que supura la mayoría de la masa social culé parece, por desgracia, la única solución. Es una pena que los violentos, capaces de pertrechar estos estropicios vandálicos, estén de su lado porque los han comprado como las ratas que son. 



miércoles, 2 de abril de 2014

4-4-qué?


Barcelona 1-1 Atlético (Copa de Europa, ida de cuartos de final).

Pragmatismo Martino alineó a los cuatro centrocampistas que acostumbra en las grandes citas bajo el laxo argumento de “jugar con los jugones”, pero el experimento no aguantó un partido más y el 4-4-2 de pobres que sacó el Barcelona en su feudo en cuartos de la competición continental tocó fondo durante 70 minutos de desidia. La formación, con la que se pretende controlar los partidos, agota a un Barcelona sin ideas que ni domina, controla, ni contemporiza. Antes, las vergüenzas de la Junta se descubrieron con la lesión de Piqué y la sonrojante defensa no sufrió, por suerte, gracias a la propia de Diego Costa. Tras la marcha de Pep, el único partido en dos años en el que el equipo se ha acercado a lo que fue ha sido la remontada ante el Milan donde, causal y casualmente, Vilanova decidió dejar fuera a Fábregas. Este año, sin embargo, no sólo ha sido titular en todos los partidos importantes con un bagaje más que discreto sino que, para más inri, el entrenador desdeña veinticinco años de cruyffismo reemplazando el característico 4-3-3 de Cruyff, Van Gaal, Rijkaard y Guardiola por un obsoleto 4-4-2 sólo para hacerle un hueco. Que la situación condicione, además, la posición de un Iniesta relegado al extremo izquierdo por saturación de centrocampistas, donde no puede crear juego ni filtrar pases y que a mariposa, del que estamos esperando maravillas, lo tengamos que ver arrastrarse literalmente en la banda derecha después de haber pagado 111 millones de euros; aparte de haber propiciado la salida del equipo de Thiago Alcántara al Bayern debe encabronar, o al menos llamar la atención, a un aficionado culé demasiado acostumbrado a los mangoneos internos del establishment neonuñista actual. Por lo pronto, estos setenta fatídicos minutos, antes de la salida de Fabregas a partir del cual el equipo empezó a jugar de cine, en los que los puristas del cruyffismo nos llevamos las manos a la cabeza puede costarnos caro. Ahora, sólo Gerardo tiene la potestad de, siendo fiel a la historia actual del club, poner cada pieza en su sitio y rezar para que en la vuelta veamos al Barsa de los últimos veinte minutos de anoche y le dé la vuelta a una eliminatoria ante el Atleti más serio en mucho tiempo, que tampoco es fácil. Todo es poner a cada jugador en su puesto por sus méritos y no complacer a unos moc-moc que, como vacas sagradas, echaron al entrenador más victorioso de la historia del club. Todo sea por no hacer el ridículo que supone no ganar todos los años esta competición teniendo en nómina a los messiniestas.

P.D.


 Razón no le faltaba


XI: Pinto; Alves, Piqué (Bartra), Masche, Alba; Busquets, Xavi, Fabregas (Alexis); Neymar, Messi, Iniesta.

Goles: Neymar.  

martes, 25 de marzo de 2014

Ninguneo desde casa


No encontrarán en ningún medio del Grupo Godó ninguna referencia al ninguneo y burla hacia Messi que perpetró anoche en una tertulia radiofónica catalana el presidente del periódico La Vanguardia, medio del propio holding. En una ocasión inmejorable para alabar al argentino tras la exhibición en el clásico, el señor Carol prefirió referirse a Messi como un tío que debía de estar agradecido al Barcelona por pagarle un tratamiento hormonal que le permite hoy día sujetarse a la barra del autobús y medir más de metro cuarenta. Este ninguneo, nada casual, podría parecer a simple vista un desliz aislado de no ser porque no es la primera vez. En diciembre, en otra tertulia, el por entonces responsable del área económica del club, Javier Faus, se refirió a Leo como “este señor”, reprochando la necesidad de renovarle el contrato cada seis meses. Messi respondió desde argentina, tras lo que el señor Faus reculó y el nuevo presidente no electo, en un claro mensaje a la familia Messi, le premió con la vicepresidencia más importante del ejecutivo. Un presidente al que no se le esperaba que actuase, no ya con la rapidez con la que exigió públicamente a una marca de equipos de sonido la retirada del anuncio de Fábregas porque “dañaba” la imagen del Madrid (más importante para ellos, directivos del FCB, que la del mejor jugador de la historia, y además en nómina) sino que como era de esperar ha dejado la pelota de la renovación en el tejado de la familia del argentino con el “hasta que él quiera” –que suponemos significa que aguante las presiones que le llegan desde su propia casa-. No querría importunar a quién, tras ofrecer protección a Laporta y que este se la negase, apoya con todo a la la actual junta ninguneando constantemente tanto a Laporta, Guardiola y Cruyff. Actuaciones que no obedecen más que a un plan de financiación del nuevo espacio deportivo, o la total reforma presupuestada sin detallar de 600M del Estadi y alrededores. Reforma que deberán abarcar tras denunciar una deuda heredada de la anterior junta que, según ellos, no les dejó dinero ni para tonners de color. Sin detallar tampoco los planes de financiación del nuevo estadio, mentir en las cifras del fichaje de Neymar y colocándole en la cima de la pirámide salarial del club sin apenas merítos; la triste campaña del brasileño y su injustificado sueldo no aminala a unos directivos que pretenden dar puerta al argentino para embolsarse un buen emolumento y convertir al brasileño en el símbolo de su lamentable regencia. Que tras pagar 111M y subiendo y no reclamar nada de los derechos de imagen del brasileño al club el Barcelona esté peleando la renovación del argentino por un porcentaje de los suyos sonroja al culé mínimamente crítico y nos recuerda anteriores tropelías de la junta. Aun fresca la mentira largada por el actual presidente cuando prometió la renovación del jugador que levantó la última Copa de Europa tras superar un cáncer, no quiero ni pensar lo que pueden hacer con Messi los mismos que dieron la patada a Abidal y lo largaron con viento fresco con total impunidad. 


Viva la libertad de prensa y el periodismo libre

lunes, 24 de marzo de 2014

Dime de lo que presumes...


Real Madrid 3-4 Barcelona (Liga, 29).

Ávidos de tortas, los pisapiedras parecían no recordar nada del invento del “cagómetro” previo al 2-6 ni del anunciado cambio de ciclo en vísperas de la manita donde desvirgaron a Mourinho. Obviaron, además, que en todo el año no han ganado un partido importante mientras que el Barcelona, con un Messi cabalgando sobre un equipo en sus postrimerías, no ha fallado en ninguno de sus siete match points. Ayer, crecidos tras ver como Atlético y Barsa despreciaban ventajas considerables, quedaron pronto perplejos tras el zurdazo de Iniesta, que suponemos considerarán peor que el tal Modric. Entre Lionel y mariposa estuvo el encuentro antes del cuarto de hora pero un penal ignorado por el árbitro dio vida a un Madrid que atropelló literalmente a un Barcelona sin defensa. Al cabo de veinte minutos de sufrimiento, Piqué achicó un balón que llevaba media liga dentro y Messi se puso el mono de trabajo. Increíble planteamiento de Anchelotti al que le cuesta manejarse en la banda como en la sala de prensa y con la retirada del mejor jugador madridista dio más alas si cabe a un Barcelona que, perdida su idiosincrasia, domina a través de los messiniestas. Después, retiraron a mariposa, cuyo mayor mérito fue sacarle una expulsión a Canelita –trabajo fácil-, y entró Pedro en nombre de la meritocracia para apuntalar una banda más desangelada que una autopista al infierno. Con las herencias mourinhoguardiolistas dilapidadas por entrenadores de menor empaque, el vibrante choque para deleite del aficionado desnuda obviedades y carencias al mínimo análisis táctico. La resaca post-partido presenta un Barcelona centrado en Europa y urgido de una necesidad vital de reestructuración a todos los niveles, especialmente el deportivo enraizado a partir de los messiniestas. A un Madrid todavía candidato a todo pero vapuleado por todos. Y al madridismo, que si de algo carece es precisamente de memoria, atareado en lo de siempre: llorar como nunca.

XI: Valdés, Alves, Mascherano, Piqué, Alba; Busquets, Xavi, Fabregas (Alexis), Iniesta; Messi, Neymar (Pedro).
Goles: Iniesta, Messi, Messi (p), Messi (p). 

jueves, 13 de marzo de 2014

Ciudadano Messi


Barcelona 2-1 Manchester City (Copa de Europa, vuelta de octavos de final).

Sólo a un inconsciente o a un hijo de puta puede ocurrírsele dar al aficionado gato por liebre e intentar cambiar a Messi por Neymar. El argentino resolvió la eliminatoria ante un conjunto que si bien es de lo mejorcito del continente, también aparenta más de lo que es. El desmadre táctico de dos conjuntos con precarias defensas nos brindó un partido atípico para una noche europea en el que los citizens, como el resto de equipos, se sometieron a la iniciativa de un Barcelona en declive físico y técnico. Dispares lecturas que, pese al pase sin complicaciones evidencia cada vez más las aristas de un equipo que necesita más que un lifting. El Barcelona presenta hoy día una plantilla repleta de vacas sagradas como Xavi, Cesc o Piqué que no dan más de sí y un cuerpo técnico incapaz con métodos de trabajo paleolíticos alejados de la hiperprofesionalizada élite deportiva. Comparar al argentino con cualquier jugador de la historia viene siendo injusto pero ha sido la misma junta la que se ha empeñado en filtrar un posible cambio de cromos en el liderazgo del vestuario. Que Neymar tiene 21 años no disculpa partidos infumables como el de ayer a los que como seguidores del argentino ya vimos cómo en un Messi de 18 años teníamos entre manos algo distinto y sobrenatural. Sólo el tiempo ordenará este rompecabezas. A corto plazo, el Barcelona sólo puede ser favorito en un hipotético choque ante Olympiakos y un Dortmund repleto de bajas; si bién cuenta con la idiosincrasia que le ha permitido ser referencia mundial y todos los equipos (salvo el Bayern) van a someterse a su juego. A largo plazo, el aficionado es el que tiene el poder de llevarse por delante a una junta que, viendo sus movimientos, no está claro todavía si son unos incompetentes o unos hijos de mala madre.


“Ahora le toca al fútbol respetarle a él. Un jugador como Messi es el tesoro más valioso que puede encontrarse (…). El fútbol se encuentra ante una obligación imperativa: proteger a Messi, proteger a un genio.” Santiago Segurola, 23 de febrero de 2006.


Mucho se la está jugando está junta, que es lo más alejado que cualquier directiva pueda estar del fútbol. 

XI: Valdés; Alves, Piqué, Mascherano, Alba; Busquets, Xavi, Cesc, Iniesta; Neymar, Messi.
Goles: Messi, Alves. 

lunes, 3 de marzo de 2014

El Atleti contra el mundo


Atlético 2-2 Madrid (Liga, 26)

A Diego Pablo le va la marcha y por eso tenía que luchar contra todos. No le bastó a Diego Pablo con las televisiones, la prensa, el establishment, la liga, la federación, los niños de Tebas y los de Sánchez Arminio y las mocitas madrileñas. Diego Pablo tenía que dejarse meter un gol en contra en el minuto uno y lo hizo. Lo hizo para demostrarles a todos que el Atleti va pisando fuerte y que lo del rodillo es una mentira más grande que la décima y que jugaban en casa y en casa de uno no se viene a tocar las narices porque sales escaldao. Y demostrar que hablan y hablan pero aquí el que juega al fútbol es el pobre. Y que el Calderón ni se sabe cuándo dejó un hueco en una esquina para helar a los rivales con las humedades del Manzanares, que los suyos se calientan solos. Diego Pablo sabía que entre tanto nerviosismo e ilusiones perdidas iba a haber un tío, sólo uno, que mantuviese la calma. Y acertó. Que el Madrid es un club de pisapiedras dónde cuando hemos visto que se la pega, se la vuelven a pegar. Y ayer Arda Turan, que es una suerte de Iniesta pero de Estambul –o sea, con carisma y con cojones-, giró como giró Xavi en el quinto sopapo el día del 2-6 y se la regaló a Koke para igualar el partido. A partir de ahí el desdibujado Madrid era un juguete en manos de un Atlético que era una máquina de provocar penaltis, pero la Federación es una máquina de sólo pitárselos al Madrid, pero bueno Diego Pablo lo sabía y Diego Pablo tiró de pizarra y al portero del Madrid que sea, porque los dos son igual de malos, le iba a clavar un gol en el descuento por toda la escuadra para que cuarentamil gargantas cantasen Luis Aragones y la gente se volviese loca y los del rodillo se fueran acojonados al vestuario porque se sabían abandonados y de ahí ningún establishment les iba a sacar vivos si no quería el Mono burgos y además nadie se iba a ir a por el bocadillo, se iban a quedar insultando al Real Madrid hasta que alguno de ellos se mease encima. Y siguió el fútbol, siguió el fútbol porque Diego Pablo quiso y siguieron cayendo penales que no pitó nadie y ahí el Mono Burgos decidió que ya era hora de dejar de ser entrañable y que en su casa no se reían de ellos y se iba a comer al árbitro y por ende a la federación entera. El Mono burgos se quería comer a más de media España madridista pero Diego Pablo, que es un tío temperamental pero ante todo con cabeza, lo frenó porque sabe que este Madrid es una patata y que la única manera de que no ganen la liga es que el Atletico siga peleando y descuartizando al árbitro le iban a meter una sanción ejemplar de esas que no meten a Canelita Ramos ni a caníbal Pepe porque la Federación y el Comité son como son. Pero bueno Diego Pablo también sabía que tenía fisuras y al final la cabra tira al monte y las espinilleras de Escriva de Balaguer tenían que darle vida a un Madrid muerto y se la dio. A partir de ahí Diego Pablo tenía un equipo desfondado y sin fondo de armario pero no iba a dejar, no…por ahí no pasaba, que el Madrid saliese de allí con tres puntos y al final no sé si provocaron otro penal de los diecisiete que no le pitaron pero no les metieron gol y el Madrid salió vivo de un Calderón que seguía gritando y sigue peleando por la Liga. Despúes pasó poca cosa, algunos incluso se fueron abrazados y el idiota del entrenador del Madrid, que es un tío que perdió una final de Champions ante el camarero de Benítez ganando 3-0 al descanso, dijo que el Atleti era un club violento o no sé qué barbaridad y ya ves tú. Que le faltó decir que el Madrid es un equipo club de campo que va repartiendo rositas y camelias y bién saben los sinvergüenzas que se pueden llevar algún título porque el Barcelona y el Atleti sin intensidad se pueden pegar cuatro tiros en el pie antes que acabe la liga y que ya ganaron una final de copa machete en mano y puede volver a pasar. El árbitro incluso reflejó en el acta que no hubo incidencias y claro que no las hubo porque Xabi Alonso salió otra vez con su historial de tarjetas limpio después de arrancar tropecientos tobillos y esto ya es un clamor. Pero vaya que no juegan un pimiento y que el rodillo post-navideño ha sacado un milagroso punto de 9 ante Atleti y Barsa y saben que como no juegan a nada Guardiolen les puede joder el orto bién jodido en Champions y ellos no quieren eso, por eso dicen tonterías como que el Atleti es un equipo guarro. Y yo lo que sé es que Diego Pablo está peleando una Liga con una plantilla en la que cualquier otro entrenador estaría ya despedido en navidades y que sí, que son unos pupas, pero que a cojones no les gana nadie y el Madrid a fútbol tampoco, y menos en su casa. Y Simeone se va a ir sólo si hace falta a por la Liga, y a ver quién le frena. 
Google Analytics Alternative